NOTICIAS

  • 09 May, 2022

    Paseo de Basozelai a Iruaretxeta, reconociendo la situación del arbolado en Basauri.

    En el marco de la segunda semana del árbol urbano de Basauri #basaurikoarbolak, desde Sagarrak se organizó un itinerario guiado desde Basozelai a Iruaretxeta el pasado 8 de mayo de 2022, domingo, para dar a conocer la biodiversidad arbórea del entorno; al tratarse de un recorrido que atraviesa enclaves muy distintos, cada uno de ellos da pie a explicar diferentes aspectos relacionados con la vegetación y la biodiversidad en un sentido más amplio.

    Nos juntamos cerca de una treintena de personas, que disfrutamos de una estupenda mañana primaveral y de la hermosura de la vegetación de este entorno periurbano de Basauri, que en estas fechas se muestra espléndida. De la mano del guía de Ekologistak Martxan, Eduardo Renovales, comenzamos el itinerario en el parque que hay frente a la entrada del CP Gaztelu, en Basozelai; en este lugar tuvimos unas palabras de recuerdo para Txelio Alcántara, compañero de Ekologistak Martxan recientemente fallecido, que precisamente era un gran amante de las aves y de la naturaleza de Bizkaia.

    En esta primera parada se valoró negativamente la actual gestión de las zonas verdes en Basauri por parte del Ayuntamiento, que pasa muchas veces por no incluir medidas a favor de la biodiversidad, en concreto con el arbolado de la localidad. Fue muy criticada la actuación que ya se está llevando a cabo para talar los 55 plátanos de sombra en el paseo de la rana, junto al río Nervión; en este caso Sagarrak ha rechazado esta decisión al entender que estos árboles podían salvarse y solventar los problemas de accesibilidad que hay en la zona sin talarlos. En esta parada se explicaron iniciativas ejemplares de gestión de los entornos naturales para fomentar la biodiversidad, como las desarrolladas en Santander de la mano de la Sociedad Española de Ornitología, la SEO, entidad que gestiona 13 parques y zonas verdes de esta ciudad; entre las mismas puede señalarse la plantación de vegetación autóctona, la realización de charcas para la instalación de anfibios, la reducción de las siegas de los prados para favorecer la floración de las especies silvestres y a los insectos, la colocación de cajas nido o la eliminación de plantas invasoras.

    De las siguientes paradas destacamos algunos aspectos del paisaje del entorno de Malmasin, por donde discurría el itinerario: El contraste entre el paisaje de gestión intensa o urbana, explicado en la primera parada y el de gestión menor o de zona periurbana, que es el que se da en Malmasin; en este entorno se realiza una menor intervención humana en líneas generales, se comprueba cómo hay mucha mayor biodiversidad de especies a nivel de herbáceas y de árboles, además de un mayor desarrollo de los arbustos, lo cual favorece también que haya más insectos y aves (que tienen más alimento y zonas de refugio).

    La problemática de los tendidos eléctricos: la presencia en estas faldas del Malmasin de varios tendidos afecta negativamente a la biodiversidad y favorece a las especies invasoras. Al realizarse un mantenimiento de los tendidos orientado a que la vegetación no alcance un porte elevado y evitar incidentes que afecten negativamente al normal funcionamiento de las líneas, se estimula el crecimiento de las masas de falsa acacia (Robinia pseudoacacia) (al talarse el árbol salen brotes nuevos), del plumero de la pampa (Cortaderia selloana) (especie muy heliófila, que se expande en zonas insoladas fácilmente) y en menor medida, de la budllejja. En estas condiciones, los árboles autóctonos son podados y no pueden competir ventajosamente con las especies invasoras; de hecho, los montes del entorno tienen grandes extensiones de falsa acacia, que en ésta época luce una espectacular floración.

    La problemática del uso histórico de los recursos naturales. Con el uso intensivo de los montes vascos a lo largo de los siglos (para uso naval, industrial, minero y doméstico), muchos de ellos sufrieron una transformación radical del paisaje, perdiendo sus masas boscosas originales a favor de plantaciones forestales, áreas deforestadas y campos. El entorno de los núcleos urbanos sufrió una mayor transformación si cabe y sólo en las últimas décadas se está produciendo un retorno de los bosques, también en el Malmasín, pero en algunas zonas más que en otras. En este recorrido se atraviesa una zona en regeneración natural, luego se atraviesa una zona de falsa acacia y de pinos dispersos, luego otra parcialmente deforestada y luego otras reforestadas con especies autóctonas. En relación con estas últimas se recorre una zona repoblada por Sagarrak hace 15 años, en la que existen robles, abedules, serbales de cazadores, madroños y mostajos, entre otras plantadas por el colectivo ecologista. A lo largo de todo el recorrido se observan ejemplares más o menos solitarios de árboles autóctonos: robles, sauces y abedules van recuperando su espacio. En este sentido, se recuerda a la Fundación Lurgaia, que está realizando tareas de regeneración del bosque autóctono en numerosas parcelas en Bizkaia y Gipuzkoa, donde ya gestionan 600 hectáreas. Un trabajo ejemplar.

    En cuanto a las zonas de cultivos forestales, en algunas áreas de Malmasin existen eucaliptales, que ya presentan un gran desarrollo y superficie de plantación y pinares de pino insignis, en franca regresión y gravemente afectados por plagas, como la banda marrón. Por este motivo muchos pinares de Bizkaia ya han sido talados y muchos de ellos han sido sustituidos por eucaliptales. Los eucaliptos transforman el suelo y perjudican a la biodiversidad del entorno; lamentablemente se están expandiendo por Bizkaia, aunque la Diputación Foral de Bizkaia ha establecido una moratoria de plantación de esta especie hasta 2025.

    En la última parada visitamos el vivero de Iruaretxeta, ubicado en el parque del mismo nombre, donde Sagarrak tiene los árboles y arbustos que usa en las repoblaciones que lleva a cabo. Para la regeneración de ecosistemas forestales es fundamental disponer de plantas obtenidas de semillas recolectadas de los ejemplares silvestres que perduran en la comarca, con la que se garantiza la conservación de las variedades genéticas locales y el uso de las especies mejor adaptadas al clima y al terreno. Fruto de esta necesidad nació en 2006 este vivero de planta autóctona, donde ya pueden encontrarse algunos de los ejemplares que se plantarán en las próximas repoblaciones, como fresnos, madroños, cornejos, serbales de cazadores o espinos. En la salida se recordó que este vivero necesita de la colaboración de voluntarias para su mantenimiento y se invitó a los participantes a unirse a Sagarrak en este trabajo.

    En definitiva, una jornada agradable, con una decena de paradas que facilitaron el diálogo entre los asistentes sobre temáticas vinculadas a la biodiversidad, se promovió el conocimiento del entorno de la propia riqueza natural de Basauri y se plantearon opciones para mejorarla.

  • Casa Torre de Ariz
    c/ Fco. Kortabarria, sn. – 2º
    48970 Basauri - Bizkaia

© Copyright 2015 Sagarrak - Grupo Ecologista por minimol