NOTICIAS

  • 11 Jun, 2021

    Conociendo la vida de los barrios de Pozokoetxe y Larrazabal y a sus vecinas/os, en el paseo de Jane Jacobs

    El paseo de Jane de junio de 2021 nos ha llevado por dos barrios de Basauri muy vinculados a la industria, muy condicionados ambientalmente por ella y con procesos urbanos estrechamente vinculados a la dinámica fabril: Pozokoetxe y Larrazabal.

    Situados en el borde urbano, en la periferia, en donde se asentaron las grandes factorías de la industria pesada, estos barrios acogieron a gran parte de las familias que aportaron la fuerza de trabajo indispensable para el desarrollo industrial de la ciudad.

    Pozokoetxe, nos contaron los vecinos, fue un barrio muy densamente poblado, con pocos equipamientos asistenciales en su origen, y muchas necesidades. Estas fueron cubriéndose gracias a la acción comunitaria de las vecinas y vecinos, organizados en torno a diferentes asociaciones y entidades como la parroquia. Impresiona la alta densidad de viviendas del barrio, con una tipología de edificios habitual del desarrollismo de los 60-70, con pocos espacios públicos de calidad, construcción en altura, congestión y, en este caso, una coexistencia de zonas residenciales con grandes ejes ferroviarios vinculados a la actividad industrial.

    El la plaza de Madrid, el corazón comercial de barrio, algunas vecinas han lamentado la desaparición de la posibilidad de aparcar coches, en un entorno originalmente muy congestionado y de alta densidad residencial, pero otras vecinas han celebrado la transformación de la plaza, que ha pasado de ser un aparcamiento a un espacio libre, con un área de juegos infantiles, que aunque pequeña, facilita que la infancia del barrio “no tenga que estar jugando entre automóviles”.

    El comercio del barrio parece en declive, para algunos las actuaciones derivadas del Plan PRECO no han sido suficientes, incluso se deslizan algunas críticas a las limitaciones para que aparquen los coches, para otras personas el problemas no está ahí, si no en la apuesta institucional por las grandes superficies comerciales, la venta por internet o el envejecimiento de un barrio que no ofrece condiciones de vida acordes para algunas de las personas que anteriormente residieron en él.

    Pero ha habido cambios. Una de las principales transformaciones ha sido la desaparición de la estación de mercancías, que va dando paso a nuevos aparcamientos de coches, algunas zonas ajardinadas pero sin arbolado y, en un futuro próximo, nuevos edificios residenciales. En Sarratu, en cambio, se observa, afortunadamente, un modelo urbano distinto, con espacios públicos de más calidad y un entorno urbano en general más a escala humana.

    Cruzando sobre las vías del tren llegamos a Larrazabal, desarrollado entre edificios industriales , que incluyen viviendas obreras; es un barrio que ha sufrido un proceso de degradación urbana muy acusado, con unos niveles de segregación espacial respecto al resto de Basauri que se manifiestan no sólo en la accesibilidad sino, especialmente en la exclusión social. Las vecinas que nos acompañaron nos hablaron de las incertidumbres y dificultades respecto a un proceso de rehabilitación urbana que todavía no se ha materializado. Los problemas de exclusión social de una parte de las personas que habitan Larrazabal, nos contaron, generaron situaciones de conflicto, pero también impulsaron estrategias comunitarias de inclusión y cohexión con perspectiva de barrio.

    En Larrazabal esta todavía muy presente el recuerdo de las luchas obreras de los años 60 por la dignidad y por unas condiciones laborales justas. Varias personas que participaron en aquellos procesos, como la huelga de Bandas, nos trasmitieron sus recuerdos y reflexionaron sobre el papel de la industria en el barrio, hasta donde llegaban muchos trabajadores en tranvía.

    Las antiguas oficinas de La Basconia, hoy Gaztetxe, traen recuerdos a los antiguos trabajadores. Allí residía el poder empresarial con mayúsculas al que había que enfrentarse. y hasta donde los portavoces de los huelguistas tenían que dirigirse, muchas veces con cierto temor a ser detenidos.

    Terminamos nuestro paseo, entre vías de tren, avenidas que conectan a Basauri con Etxebarri y un pequeño parque, reflexionando sobre la importancia que ha tenido y va a seguir teniendo la acción vecinal y comunitaria, para contrarrestar e intentar revertir los efectos desastrosos para la salud, el medio ambiente y el bienestar, derivados de un urbanismo puesto al servicio, casi en exclusiva, de los intereses de la gran industria en el pasado y potencialmente de los grandes propietarios de suelo residencial en tiempos recientes.

    Jose Fran Cid


  • Casa Torre de Ariz
    c/ Fco. Kortabarria, sn. – 2º
    48970 Basauri - Bizkaia

© Copyright 2015 Sagarrak - Grupo Ecologista por minimol