NOTICIAS

  • 28 Oct, 2020

    Nueva agresión a los árboles de Basauri. ¡Basta ya!

    Jara Murray, vecina de Basauri, nos envió ayer unas fotografías que evidenciaban una nueva agresión a los árboles de nuestro pueblo. Jara nos mandó las fotos acompañadas de un emotivo texto que queremos compartir aquí:

    “Hoy recordé un textito que me nació el marzo pasado:

    Recién estrenada la primavera. Todos los días camino entre árboles al llevar a mi hijo al colegio. Nos vamos fijando en sus yemitas al final de las ramas. En cómo van creciendo de a poco, convirtiendo las ramas desnudas de invierno en un cielo estrellado. De día en día casi se las escucha crecer. Y de pronto las puntitas de las ramas son pequeñas hojitas, de un verde intenso. Como cuando en la infancia te ponían por primera vez un vestido nuevo, a estrenar, sin el color gastado de la ropa que heredabas.
    Hoy, al darme la vuelta después de dejarlo en la puerta del colegio lo he visto. Sus ramas estaban repletas de flores blancas. No cabían más. Me recordó a una mujer de un libro, "la rosa blanca" le llaman. Viuda joven, de cultura de luto negro, que decidió ir siempre de blanco...
    Pensé que este árbol no esperaba a que el tiempo consolidara su primavera. Desde el inicio regalaba toda su belleza. Sentí mucha gratitud. Y recordé (que, como me enseñó mi amiga Marije, significa "volver a pasar por el corazón") a esas personas con las que me encuentro en el camino de mi vida y que desde el primer encuentro regalan sus flores, sin esperar a saber el tipo de primavera que puedo ofrecerles.

    Frente a mi ventana hay árboles. Siempre he agradecido que fuera así. Me encanta asomarme a la mañana. Verlos me resitúa las emociones. Me devuelve a la energía del "hoy puede ser un buen día"... De forma instintiva lo primero que hago al despertarme es mirarlos. Hace unos días he cambiado de habitación a mi hijo para que desde las ventanas de su cuarto los vea cuando lo despierto.
    Esta mañana al mirarlos me he encontrado con una imagen que me ha sobrecogido. No entiendo de podas pero creo que a la hora de cortarles las ramas no se tuvo muy en cuenta la salud del árbol. Y desde hoy uno de ellos ha desaparecido. Queda su tocón. Me parecía un árbol sano.

    Sé que llegará la primavera y sin tenernos en cuenta las partes que les herimos, nos seguirán regalando sus hojas y flores, haciendo el pueblo un lugar más hermoso y habitable. Ojalá el cuidado siempre fuera mutuo.”

    En esta ocasión la tala se ha producido en la calle Kareaga Behekoa, y hemos sabido que el artífice ha sido ADIF. A falta de una normativa de jardinería urbana municipal, cuya regulación venimos reivindicando hace años, o en su defecto, de un compromiso municipal serio con el cuidado del arbolado urbano, las empresas hacen y deshacen (sobre todo deshacen) sin el más mínimo respeto al medio natural que nos rodea. Y aquí no pasa nada...

  • Casa Torre de Ariz
    c/ Fco. Kortabarria, sn. – 2º
    48970 Basauri - Bizkaia

© Copyright 2015 Sagarrak - Grupo Ecologista por minimol