NOTICIAS

  • 05 Jun, 2020

    Apoyamos la propuesta de 2020 Rebelión y Alianza por el Clima por una salida justa de la crisis.

    La crisis del covid-19 ha puesto muchas cosas en evidencia. Ha sacado a la luz el deterioro de los servicios públicos, especialmente del sistema de salud, demostrando que los recortes matan. Ha agravado la situación de las personas más vulnerables, y las brechas económicas, sociales o digitales se han visibilizado como nunca: el virus sí entiende de clases sociales. Ha provocado enormes pérdidas de empleo y situaciones de riesgo económico para buena parte de la población, que se verá agravado en los próximos meses.
    Se ha evidenciado la incapacidad para afrontar una crisis de este tipo en un sistema económico globalizado, altamente financiarizado y caracterizado por una hiperespecialización e hipermovilidad, que es capaz de extender rápidamente pandemias pero no es capaz de responder a ellas con la misma eficacia.
    Esto se inserta en un contexto más amplio de multicrisis sistémica que, a pesar del parón, no se ha detenido y sigue su curso: la crisis climática y la crisis de biodiversidad, que siguen siendo el mayor problema que enfrenta la humanidad.
    Necesitamos reducir las emisiones de carbono ya. Pero el parón económico debido a la pandemia no es evidentemente la forma de conseguirlo, se debe hacer con justicia social y poniendo en el centro una transición justa, que reconvierta los sectores causantes de las emisiones, sin dejar a nadie atrás. Es fundamental además responder con contundencia para frenar la pobreza y las crecientes vulneraciones de Derechos Humanos ocasionadas en numerosos países del Sur global como consecuencia del mismo modelo de producción y consumo que nos han traído a la situación actual.
    Las respuestas de gobiernos -que han ido desde fijar un precio máximo para las mascarillas, establecer moratorias a las hipotecas, o saltarse sus propias reglas de techo de gasto- aunque claramente insuficientes, nos hacen ver que no es cierto que no exista capacidad de maniobra para revertir situaciones de pobreza e injusticia social.
    Un tercio de la población mundial está confinada en casa desde hace dos meses, un tiempo en el que hemos visto cómo se han reproducido diferentes iniciativas de apoyo mutuo y solidaridad internacional para que nadie caiga.
    También han surgido iniciativas de activismo digital. Pero la pulsión social que había en las calles hace unos meses exigiendo un sistema que pusiera la vida en el centro, a favor de la justicia social climática, se ha parado en seco.

    Por ello, hoy 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, diferentes organizaciones sociales y medioambientales decidimos que es hora de volver a recuperar las calles, y las llenamos de corazones verdes para reclamar que salida de la crisis en la que nos encontramos debe poner a la vida en el centro, que la normalidad en la que vivíamos era en realidad el problema, y que la transición debe hacerse impulsando un cambio de sistema que respete a las personas y al resto de seres vivos. Y esto solo es posible desde la igualdad, la justicia, la redistribución de la riqueza y el respeto a los derechos humanos y al resto de especies con las que convivimos en el planeta.

    #TRANSFORMACIÓNJUSTA
    #JUSTICIASOCIALYAMBIENTAL

  • Casa Torre de Ariz
    c/ Fco. Kortabarria, sn. – 2º
    48970 Basauri - Bizkaia

© Copyright 2015 Sagarrak - Grupo Ecologista por minimol