NOTICIAS

  • 25 Sep, 2019

    Consumo colaborativo,acción colectiva.En marcha hacia una movilidad sostenible,reflexión del 7º foro de consumo sobre movilidad celebrado en Basauri.

    Desplazarnos es una de las principales necesidades que tenemos como personas que habitamos pueblos y ciudades. Salir de casa para comprar, estudiar, trabajar, relacionarnos o cuidar a personas de nuestro entorno son necesidades básicas.

    Probablemente nos sorprenderá saber que la mayoría de los desplazamientos que realizamos a diario son desplazamientos a pie. Sí, caminar es el principal medio de transporte en nuestras ciudades, en Bizkaia y en Euskadi en su conjunto, con porcentajes que se acercan o superan el 50% de los desplazamientos que hacemos a diario.

    Y esto es así aun cuando nuestro entorno ha ido siendo progresivamente dominado, en términos de reparto del espacio urbano, por el automóvil. Sufrimos, además algunas consecuencias ambientales de este proceso. La calidad del aire disminuye progresivamente por la contaminación que emiten los tubos de escape y otras partes de los vehículos a motor, afectando a la salud de las personas, especialmente a la de la infancia y las personas mayores, incrementando las afecciones pulmonares, el asma, además el ruido del tráfico a motor dificulta el descanso y afecta a nuestra salud de múltiples maneras. El riesgo de atropellos, el estrés generado por la congestión y la falta de espacios para caminar, refuerzan otros factores que hacen de la nuestra una sociedad cada vez más sedentaria, con grandes y graves consecuencias para nuestra salud. Tampoco podemos olvidar, desgraciadamente, la importancia de las emisiones de Gases de Efecto invernadero derivadas del tráfico a motor...

    En este contexto, nos preguntamos de qué manera una movilidad colaborativa, una movilidad basada en la colaboración entre personas, puede ayudar a reducir los problemas derivados del actual sistema de transportes.

    Colaborar está muy relacionado con compartir. Así compartir el coche, cuando no existen otras alternativas para el desplazamiento (por ejemplo, al polígono industrial) permite reducir la cantidad de coches en circulación y por tanto las emisiones contaminantes. Si decidimos prescindir del coche, podemos disponer de acceso a uno puntualmente, con iniciativas de coche compartido, como Ibilkari.

    Más allá de reducir el uso del automóvil, asociarnos con otras personas que caminan, permitiría fortalecer desde la acción colectiva un modo de transporte, el más sostenible y saludable, que necesita todavía ser visibilizado como tal. Algo parecido ocurre con el uso de la bicicleta.

    En Bizkaia no existen asociaciones específicas de usuarios del transporte público, pese a la importancia de estos sistemas de transporte. Un asociacionismo fuerte, como en el caso del caminar o el uso de la bicicleta, puede ayudar a que desde una perspectiva colectiva y colaborativa transformemos nuestro modelo de transporte hacia una movilidad más sostenible, en la que el caminar, usar la bicicleta y el transporte público sean las tres patas fundamentales del sistema.

  • Casa Torre de Ariz
    c/ Fco. Kortabarria, sn. – 2º
    48970 Basauri - Bizkaia

© Copyright 2015 Sagarrak - Grupo Ecologista por minimol