NOTICIAS

  • 23 May, 2019

    Una planta y dos águilas reales para frenar el embalse de Barrón, crónica de un ecologista a su paso por la Cuadrilla de Añana.

    Compartimos la crónica de Jon Narváez, ecologista de Alava, de la salida a Barrón - Añana.
    El pasado domingo tuve la oportunidad de conocer un rincón alavés de la Cuadrilla de Añana, alejado de las rutas turísticas que recorren los muchísimos lugares de interés de la zona. Se trata de Barrón, pueblo que además llevo como uno de mis apellidos.
    Aprovechando la llamada de una compañera de Sagarrak Ekologista Taldea de Basauri, me sumé a la excursión que prepararon para pasar el día por la zona, acercándose también al conflicto que afecta a Barrón por el proyecto con el que la Diputación Foral de Álava quiere construir un embalse. Allí nos recibieron miembros de la Plataforma por la paralización del Embalse de Barrón-Añana y contaron cuáles eran los impactos que esta obra generará.
    ¿CÓMO ES EL EMBALSE QUE LA DIPUTACIÓN QUIERE CONSTRUIR EN BARRÓN?
    Se trata de un embalse situado bajo el pueblo de Barrón, que inundará 52 hectáreas de tierra, casi en su totalidad de cultivo. Tendrá una capacidad de 4,3 hectómetros cúbicos.¿TE HACES IDEA DE SU TAMAÑO?
    Yo tampoco, pero saber que la altura máxima de la presa va a rozar los 30 metros de altura ya indica que tendrá unas dimensiones bastante grandes. El embalse se construiría sobre el cauce de un arroyo que ni de lejos podría llenar la balsa. Por ello, se transportará agua desde los ríos Tumecillo y Omecillo (protegido por la Red Natura 2000). Aquí puedes ver la presentación del proyecto.
    ¿POR QUÉ ESTE PROYECTO?
    El uso de este embalse estaría destinado exclusivamente al regadío. Se trata de un proyecto de la Diputación alavesa para frenar la despoblación del entorno. El punto de vista de la institución alavesa es que facilitando el regadío se dinamizará la actividad agraria y esto atraerá a vivir a más personas a la comarca. Sin embargo, esta obra se hace en un contexto en el que pese a que la extensión de tierra cultivada no se reduce, cada vez son menos las manos que las poseen.
    IMPACTOS SOCIO-ECONÓMICOS
    El embalse de Barrón es un proyecto pensado en la lógica de la agricultura extensiva industrializada. La intención es facilitar la actividad agrícola. Pero, ¿de quién? En un contexto de cambio climático que está provocando cada vez menos pluviosidad, la solución buscada por la Diputación es transportar agua de otros ríos para poder mantener ese modelo con cultivos que necesitan regadío, en lugar de buscar modelos agrícolas alternativos que se adapten a las nuevas condiciones climáticas. Las personas que quieran “echarse al monte” e impulsar iniciativas de cultivos ecológicos no tendrán cabida. También lo tendrán difícil quienes ya practican este modelo en la zona y verán sus tierras inundadas. Por otro lado, también hay que tener en cuenta el enorme gasto que supone esta obra. Está presupuestada en 180 millones de euros, y ya sabemos qué suele suceder con los presupuestos iniciales...
    IMPACTOS MEDIOAMBIENTALES
    Barrón, situado a los pies de la Sierra de Arcamo (donde se encuentran sus conocidas loberas), se encuentra en un entorno natural de gran valor, y la construcción del embalse conllevaría dos víctimas directas.
    La primera víctima sería el águila real. En las inmediaciones de Barrón vive una de las pocas parejas de águilas reales de Euskadi (además, de las que más crías aporta). Esta especie necesita una amplia superficie de caza para poder alimentarse y un entorno tranquilo para poder aparearse. El embalse restaría bastante superficie de caza para las águilas, y su construcción haría que la nueva variante de Barrón pase a menos de 700 metros del nido (en la actualidad está a algo más de 1700 metros). Además, la existencia de una balsa tan grande provocaría habituales nieblas que le dificultarían la caza.

    La segunda víctima sería la genista eliassennenii, una planta endémica presente en el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas. Esta planta existe desde hace 4 millones de años y vive en un cerro próximo al pueblo y que casi cubrirá el agua del embalse. La genista ha sobrevivido desde hace tanto tiempo debido a unas condiciones climáticas que cambiarán si el embalse se construye.
    ¿ES NECESARIA ESTA INFRAESTRUCTURA?
    Vecinxs de la zona nos comentaron en la visita a Barrón que este embalse sería una obra desmesurada, que no se ajusta a las necesidades de la población. Incluso mencionaron alguna otra obra hidráulica cercana en la que se invirtieron 17 millones de euros y no tiene todo el uso que debería. El embalse de Barrón supone una obra de difícil comprensión, ya que no responde a necesidades reales de la población, tiene un elevadísimo coste económico y su impacto medioambiental es enorme.

    Seguir leyendo:
    http://mundoberri.blogspot.com/2019/05/una-planta-y-dos-aguilas-reales-para.html?m=1

    https://noembalsebarron.wordpress.com/

  • Casa Torre de Ariz
    c/ Fco. Kortabarria, sn. – 2º
    48970 Basauri - Bizkaia

© Copyright 2015 Sagarrak - Grupo Ecologista por minimol